11 pasos para hacer la técnica de la comprobación de la realidad

  • septiembre 1, 2021
  • Fran Pavón
  • 6 min leer

¿Eres consciente de cuando estás despierto? En muchas ocasiones en nuestra vida, hacemos cosas como ducharnos, fregar o cocinar pero realmente nuestra mente está con aquello que haré después de cocinar, pensando en la última bronca que tuve con mi pareja o simplemente teniendo un diálogo mental con personas que veré próximamente. Una vez me dijeron mis guías: “Para tener más lucidez cuando duermes, has de ser más lúcido cuando estás despierto. Tal y como lo haces con una cosa, así lo harás en todas”. Ser consciente de que estás soñando implica cuestionar tu mente, tus pensamientos y la realidad que percibes a diario. Recuerda que mucho de lo que se sueña, son patrones inconscientes (de un pasado o vivencias de otras vidas) que son proyectados y reflejados en tu día a día.

COMPRUEBA EN TU DÍA A DÍA SI ESTÁS SOÑANDO. COMPRUEBA CUANDO CAES EN LA INERCIA DEL INCONSCIENTE.

¿Estás soñando en este momento mientras lees esto? Cuestionar si lo que estás viviendo en la vigilia es un sueño, es esencial. Como he dicho anteriormente, ese cuestionar continuo de lo que pasa fuera y sobre todo lo que pasa dentro, te hace cuestionar tus propios pensamientos y, así mismo, tu propio inconsciente. Mientras estás despierto, vas entrenando tu mente consciente a darse cuenta de tu inconsciente. A mí me encanta hacer pequeños parones en mi día a día y no sólo para comprobar si estoy soñando o no. También lo hago para despertar más lucidez en mí y llevar la meditación en mi día a día. Por un momento, paro y me pregunto ¿Estoy soñando? ¿Eso que veo es un pensamiento o es algo que está ocurriendo realmente a mi alrededor?

TÉCNICA COMPROBACIÓN DE REALIDAD (DILD)

Con esta técnica haremos comprobaciones de realidad, no sólo esporádicas, sino que también la haremos acorde a lo que vemos que sentimos en los sueños. Esto último un una receta mía, ya que me di cuenta que lo que solemos sentir en los sueños es porque es necesario poner el foco ahí para nuestro crecimiento espiritual. Creando un foco de atención y un modelo a seguir para ampliar nuestra lucidez no sólo en los sueños, sino que también la vigilia. Para ello, es necesario que observes tus emociones en el sueño, relaciónalos en tu vigilia y cuando sientas la emoción en vigilia, es momento para comprobar la realidad y luego de ampliar tu consciencia. Si no conoces cómo trabajar con tus sueños, te recomiendo mi artículo en el que hablo del diario de sueños.

Para que algo os recuerde la ejecución de la técnica de la comprobación de realidad, podéis usar una app como esta que haga enviar una notificación cada cierto rato. Esta app es para hacerlo de forma aleatoria. Si no queréis usar una app porque no queréis usar tecnología, basta con meteros una tarjeta en vuestro bolsillo que tenga la siguiente pregunta:

¿Estoy soñando?

Y de manera aleatoria o cuando la notes en tu bolsillo. La coges y haces la comprobación tal y como voy a indicar en los pasos a seguir a continuación. Puedes dejarla en el mismo bolsillo de tu móvil y cuando la notes a coger el mismo, la miras y haces la comprobación. Pero sobre todo, si la usas cuando seas consciente de que esa emoción que estás viviendo, la sueñas con frecuencia, mucho mejor. Como también ejecutar la técnica después de que un acontecimiento diario te sorprenda. Notarás en estos dos casos más efectividad de dicha técnica. A continuación, los pasos a seguir:

Pasos para hacer la técnica de la comprobación de la realidad

1- Confronta tu realidad interior. ¿Eso que sientes y piensas es real? ¿Son emociones y pensamientos basados en tu momento presente?

2- Comprueba la realidad exterior. Mira detalladamente a tu alrededor. ¿Estoy soñando? Pregúntatelo.Cuestiona la veracidad de lo que ves, piensas y sientes. Puedes mirar con detalle cosas como las arrugas en una pared, en los sueños suele verse todo borroso.

3- Mira las manos, cuenta cada dedo de cada mano fijándote en el detalle de las huellas dactilares y si no se ven borrosas es que no estás en un sueño.

4- Mira alguna palabra a tu alrededor, alguna cualquiera, o un texto. Luego le quito la vista y lo vuelvo a mirar. Si esa palabra, frase o pequeño texto no cambia, no es un sueño.

5- Tápate la nariz e intento respirar. Si no puedo respirar es que no estoy soñando.

6- Asegúrate que lo que ves y percibes no es un sueño. Crea una emoción de sorpresa aquí, siénte sorpresa al contemplar que no estás soñando. ¡Oh! ¡No estoy soñando!

Los siguientes pasos son mi toque personal, no tienes porque seguirlos pero los comparto porque a mí me ayudan a conectar con el momento presente:

7- Siente la respiración. Inspira y expira profundamente. Siente como tu respiración entra y sale de tu cuerpo brevemente (De aquí en adelante, son pasos a seguir opcionales para ganar lucidez y consciencia de tu cuerpo). ¿Tienes cuerpo?

8- Observo mis emociones. ¿Cómo me siento? ¿Me siento bien? ¿Estoy nervioso siento estrés?

9- Repite lo siguiente, tres veces de manera pausada y calmada:

Cuando sueño con esta emoción me doy cuenta de que estoy soñando”.

10- Vuelve a mirar mi alrededor. Siente la energía de tu ambiente de manera consciente.

11- Vuelve a la actividad.

Y ya está, es una técnica sencilla que puedes acoplar perfectamente en tu día a día. Puedes modificarla al gusto y adaptarla a tus circunstancias personales. Si quieres que te de una guía personalizada para tu día a día, te acompaño en mi mentoring de sueños, sueños lúcidos y viajes astrales.

Te deseo un día maravilloso y te mando un abrazo enorme,

Fran Pavón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos: El responsable del proceso es Fran Pavón. Tus datos serán tratados para gestionar y moderar tus comentarios. La legitimación del tratamiento es por consentimiento del interesado. Tus datos serán tratados por Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam. Tienes derecho a acceder, rectificar y cancelar los datos, así como otros derechos, como se explica en la política de privacidad.