Mientras estoy en lucha, no estoy en paz

  • octubre 27, 2020
  • Fran Pavón
  • 5 min leer

Miro con perspectiva el tiempo y, para mí, el tiempo es realmente energía. Desde hace tiempo que me cuestiono en qué y cómo aporto esa energía, y qué partes de mí y qué trozos de mi alma en luz no estoy aportando a la humanidad. Con todos los sucesos externos, todas las alarmas asaltaron en mí queriendo cambiar algo que sucedía fuera y no lo de dentro. El virus, la pandemia, la pérdida de derechos fundamentales, la corrupción política… Durante meses, en vez de estar leyendo registros akáshicos, estuve entretenido ayudando a un abogado para reclamar los derechos de todos. Mientras estaba investigando las sombras de lo ajeno, no estuve mirando las mías propias. Mientras estuve luchando por mi poder, estuve cediendo mi poder a lo ajeno. Mientras he estado mirando información sobre lo ocurrido, no he estado escribiendo poesía. Mientras estoy mirando al móvil, no he estado mirando bellos atardeceres. Y mientras estoy en lucha o tengo resistencia con algo externo, no estoy en paz.

“Cesando la lucha, el poder vuelve a mí”

En estos días, me cuestiono muchas cosas, me cuestiono sin realmente los que ansian poder y control, realmente consiguieron en parte eso mismo haciéndonos estar en lucha o contra un virus o sus medidas. Unos asustados por un virus y otros por las élites. Me pregunto, ¿cuántos de nosotros queremos tomar ese control y poder también de ellos? Control sobre un virus, un gobierno, unas ideas ajenas… Control sobre lo que piensa un hermano, un familiar o un vecino. Control sobre lo que tu pareja, tu amiga hace o deja de hacer, sobre el tiempo, el fuego o la luz. Para esa sombra dentro nuestra, nunca hay nada que esté bien y todo ha de reformarse, cambiarse o irse. ¿Cuánto de nosotros anhelamos un poder que nosotros mismos cedemos en nuestra lucha ante circunstancias externas? Alegóricamente, cuando más observas a un monstruo externo y no lo de dentro, más lo alimentas y más grande se hace. Esa es la trampa y el cartón que lo sustenta.

“Cuando la ayuda que ofreces tiene un peaje, no es una ayuda”


El mundo creativo y espiritual para mí se paró para mí allá por marzo, la preocupación por lo externo, me hizo moverme de un lado y hacia el otro. A pesar de que mi intención era ayudar por construir un mundo mejor, he descubierto que me movía el miedo e interiormente era mi egoismo el que no aceptaba una realidad de todos. Cuando la ayuda que ofreces tiene un peaje, no es una ayuda. Cuánto de ayuda es cuando no aceptas a la otra persona y la quieres cambiar. Mi luz me dice que no odie y ame a otros a pesar de sus acciones y pensamientos diferentes, aunque sean diferentes a los míos, que no los juzgue. Mi luz me dice que saque toda esa belleza y que sea consecuente con aquello que realmente me apasiona y lo lleve a tierra , que deje de intentar sobrevivir y vuelva a vivir.

Cambiar lo de fuera es algo casi imposible, mientras no quieras cambiar lo de dentro.

Me encanta la astrología, no la predictiva, esa que te pone de condena vivir una vida de miseria si tienes la parte del infortunio en tu casa II o si tienes muchas líneas rojas. Cuando miro la carta astrológica del día o la de un tránsito lejano, la miro como si fuera el tiempo. Hoy llueve, mañana hace sol y pasado nublado. Si hoy llueve fuera (simbólicamente o no), que dentro de ti haya un sol brillando al ver deslizarse las gotas por la ventana y nutriendo a la madre tierra. Que vea el significado profundo de lo bueno y lo malo, de lo que está bien o lo que está mal. Estar luchando contra la realidad es como luchar contra la lluvia o el sol, es una lucha agotadora en la que siempre tienes la de perder. ¿Qué puedes hacer en tu día a día a pesar de lo de fuera? ¿Qué puedes modificar dentro de ti y qué puedes cambiar en tu manera de actuar? ¿Cómo te ayuda odiar tanto fuera y cómo eso puede ayudar a los demás? El cambio empieza por uno mismo. ¿Cuánto amor puedes aportar al mundo desde la paz? ¿Cuánta luz puedes dar desde la paz a los tuyos y a la humanidad?

Cuando veo una carta por estas fechas y veo a todos los planetas peleados, lo que veo en ella es un potencial enorme de paz. Dentro de ti está el secreto a todos los misterios, dentro de ti se encuentran todos los problemas y dentro de ti se encuentra la paz aunque los planetas ahora digan lo contrario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos: El responsable del proceso es Fran Pavón. Tus datos serán tratados para gestionar y moderar tus comentarios. La legitimación del tratamiento es por consentimiento del interesado. Tus datos serán tratados por Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam. Tienes derecho a acceder, rectificar y cancelar los datos, así como otros derechos, como se explica en la política de privacidad.